Raquel Carmona

 

Raquel-Carmona-sobre-mi

Raquel Carmona

Hola a tod@s, me llamo Raquel, cordobesa, casada hace ya unos pocos años y con dos niños.

Mi afición por la cocina ni se sabe. Lo que sí se, es que siempre me ha encantado comer. Sí….ya se, muchos diréis que eso es normal. Pero yo siento una especial atracción por la comida, disfruto de una manera superlativa cuando me siento a la mesa. No podía ser de otra manera, todos mis recuerdos de infancia me llevan a la cocina, era nuestro santuario, nuestro lugar de reunión, nuestro confesionario, el momento en que compartíamos todo mientras mi Yaya preparaba sus ricos guisos.

No todo el mundo puede tener la suerte de aprender de alguien con tanta pasión como Ella por eso me siento una privilegiada y es sin duda una de las principales razones por las que hoy he llegado hasta aquí.

Mi vocación desde pequeñita era ser maestra, y no paré hasta que lo conseguí, pero por circunstancias de la vida me encuentro un día creando este blog y la fotografía, aunque ya presente de algún modo, entra como aire fresco.

Cabezota hasta decir basta, comienzo a formarme y sobre todo a poner en práctica todo lo que aprendo. Ganas, tesón y fuerza de voluntad hacen que hoy, ésta sea mi profesión, que me tiene fascinada y de la cuál me siento orgullosa.

Fotógrafa y estilista gastronómica, paso las horas en mi estudio buscando el lado más bonito de cada plato, ingrediente, producto…

Plasmar como si de un lienzo se tratara un sabor, un aroma, un color. Encontrar la textura “perfecta”, jugar con la luz, esa luz que me tiene enamorada, capaz de esperar horas hasta ese minuto mágico de un ocaso porque es la luz que quiero bañe un plato o intentar recrearla usando mil y un cachibaches de manera que lo artificial se torne mundano y real, cercano y que exprese lo que ese plato está pidiendo a gritos.

Este blog nació con la ilusión de poder compartir mis peripecias en la cocina, creo que todos somos unos constantes aprendices de este, un arte culinario. En la cocina me rio y a veces hasta me dan ganas de llorar, cuando algo no sale. Pero sobre todo me encanta aprender, experimentar y llegar a realizar recetas que jamás se me hubieran pasado por la cabeza.

Desde aquí quiero dar las gracias a todas esas personas que me siguen, ya que sin ellas esto no hubiera podido ser posible. También a esos blogs maravillosos que sigo, de los que aprendí mucho y de ellos seguiré aprendiendo.