Pasteles de manteca

Desde que vine de Málaga, toda mi obsesión era hacer un estupendo pan con la harina que Andrés de El Amasadero nos regaló, junto con algunas cosas más. Ya he dicho en alguna ocasión que lo del pan me atrae de una forma especial, pero que me da un respeto tremendo.
Ademas tenía la receta perfecta para estrenar mi nueva cocotte de Le Creuset que sin duda es perfecta para la cocción del pan, ya que gracias a su hierro fundido puede hornearse de una manera increíble. Después de una noche entera de levado, me levante volví a amasar y deje dos horas mas de levado. La masa estaba preparada para ser horneada. Metí en el horno y cuando no llevaba más de 15 minutos, mi pobre horno dijo que ya estaba muy caliente y hartito de trabajar y que se paraba. ¡¡¡Ea!! no os podéis imaginar mi cara, no sabia si pegarle o decirle cosas bonitas para que se encendiera. A los 30 minutos volvió a funcionar, pero claro esta el pan no subió mas de lo que ya había subido

Desastres así hay en todas las cocinas y cosas como estas nos pasan a todos, pero que rabia que da. Seguí horneando para dorar ese pan todo alicaído pero ya no había otra solución. Mi cara era todo un poema cuando lo saqué del horno. Al pobre, no le habían dejado crecer!!!!…. Corté un trocito, porque esta claro que había que probarlo, a pesar de estar algo apelmazado por los problemas técnicos acontecidos, y ese sabor era el de un pan de los de verdad, nada que ver con otros que había hecho antes, lógicamente la harina es pieza clave en estas elaboraciones y la piedra angular de un buen resultado.
Pues esta es la historia de mi pan, espero poderlo hacer prontito y por dios tener mi horno en perfecto estado, porque de verdad tenéis que probarlo. Así que como tenía que hacer otra receta aproveché para hacer estos pasteles de manteca que no necesitaban mucho tiempo de horneado y como estábamos de domingo nos pegamos un dulce y calórico capricho. Y fijaros que monada las mini cocottes de cerámica me tienen enamorada.

Este pastel es una verdadera delicia, al morderlo encontramos las diferentes capas y ese relleno que esta delicioso, una verdadera tentación para los mas dulceros. Pero por favor sin abusar eh luego no me digáis que no lo avisé.

  • Ingredientes:
  • Para la masa:
  • 560 gr. harina de fuerza
  • 50 gr. manteca de cerdo
  • 300 de agua tibia
  • 10 gr. de levadura seca
  • Para el relleno:
  • 500 de azúcar glass
  • 500 gr. de manteca de cerdo

Mezclamos en un bol la harina, la sal y la manteca.

En el agua tibia disolvemos la levadura y lo mezclamos con el resto de ingredientes, hasta formar una masa homogénea  Hacemos una bola y dejamos reposar unos minutos.

Mientras preparamos el relleno, para ello con ayuda de un procesador o varillas eléctricas mezclamos bien los dos ingredientes hasta tenerlos integrados.

Cortamos la masa en tres porciones (podréis hacer un solo pastel o dos como prefiráis), enharinamos bien la superficie de trabajo y con ayuda de un rodillo extendemos dando forma circular. Pondremos una capa de la mezcla de azúcar y manteca, cogeremos de los extremos de la masa y llevaremos hacia el centro. Dejaremos reposar de nuevo unos minutos y repetiremos este paso, extenderemos con el rodillo y pondremos una capa de la mezcla de azúcar, doblaremos desde los extremos de la masa hacia el centro.

Prepararemos los molde o molde donde los vayamos a hornear y pintaremos la base con el azúcar y la manteca y pondremos una poquita de azúcar blanquilla para que se caramelice. Colocaremos cada porción sobre el molde, taparemos con un trapo y dejaremos reposar 2 horas en un lugar cálido para que doble de volumen.

Precalentaremos el horno a 200º, meteremos los pasteles y hornearemos a 200º. Tendremos que tener cuidado porque la base al tener el azúcar se puede tostar demasiado, así que habrá que vigilarlo.

Feliz semana

*Adaptada de “Los famosos hermanos panaderos”

Quieres compartir ? Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Pin on PinterestPrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

  1. Anonymous dice

    Vaya pinta!!! y las cocottes me han encantado, pero he visto que son bastante caras 🙁 . Donde puedo encontrar algo parecido y que sea más baratillo?? un saludoo

  2. dice

    Hola Raquel.
    ¡Qué pena lo de tu pan!, pero no desesperes, ya verás qué pronto le coges el tranquillo. Ya te veo dentro de nada dominando la masa madre, ¡hay es na!

    Y desde luego estos pasteles deben ser pecado mortal, ¡menudo relleno más contundente!, eso sí, ¡menuda pintaza de cosa rica que tienen, y más con esas pedazo de fotos.
    Un beso
    Cristina

    • dice

      Hola las mini cocotte son de Le Creuset las puedes comprar on line,ECI, y en Madrid han puesto tienda. Las tienes en muchos colores asi que elige, ademas dan un juego fantastico para sacar del horno directamente ala mesa. Un besote