Torrijas al Pedro Ximenez

28.3.12



Whole Kitchen en su propuesta para el mes de marzo nos invita a preparar un clásico de la gastronomía española: Torrijas.


La torrija es un dulce típico de las celebraciones de Semana Santa en España , así como en algunas regiones de distintos países sudamericanos. Consiste en una rebanada de pan, normalmente de varios días atrás, que es empapada en leche o vino y, tras ser rebozada en huevo, se fríe en aceite. Finalmente, se aromatiza, con diversos ingredientes como la canela, o algún licor, y se endulza con azúcar, miel o algún almíbar.

Es un alimento de origen humilde que satura pronto al comensal y le mantiene aliviado de la necesidad de probar algún otro plato de carne, sin embargo su uso es acreditado a la cuaresma, época en que los creyentes dejan de comer carne y la torrija la sustituye.



Sobre la historia de la torrija, aparece ya documentada en el siglo XV, por Juan de Encina en “miell y muchos huevos para hacer torrejas”, al parecer como plato indicado para la recuperación de parturientas.

Las primeras recetas se remontan al Libro de Cocina de Domingo Hernández de Maceras y Arte de cocina, pastelería, bizcochería y conservería de Francisco Martínez Motiño. La torrija era a comienzos de siglo XX muy habitual en las tabernas de Madrid y se servía con vasos de vino.

Su asociación a la cuaresma se debe tal vez a la necesidad de aprovechamiento de pan, que, durante el tiempo en que no se podía comer carne, era por ello menos consumido, aunque las familias elaboraban la misma cantidad.

Existen muchas variantes, comenzando por el pan, que puede ser corriente o prepararse especialmente para elaborar torrijas, hoy en día es muy habitual encontrarlo en las panaderías que ofrecen un gran pan en forma de barra elaborado con harina refinada.

Algunas recetas sustituyen el vino por leche y otras prescinden del agua, mojando las torrijas sólo en miel caliente. Con frecuencia se acompañan de canela y clavo. Algunas variantes emplean cáscara de limón o naranja rallada para aromatizar la leche y para el rebozado final una mezcla (en iguales proporciones) de canela en polvo con azúcar. También se pueden hacer rellenas, muchas nuevas versiones así lo hacen.

No faltan las recientes elaboraciones vegetarianas, donde sustituyen la leche de vaca por leche de soja y los huevos por harinas de garbanzo, soja u otras leguminosas.




 

  • Ingredientes:

  • Pan para torrijas o una barra cortada a rodajas bien gorditas
  • 200 de Pedro Ximenez
  • 200 de agua
  • 7 cucharadas de azúcar
  • 1 rama de canela
  • 1 cucharadita de canela molida
  • 2 huevos para rebozar
  • Aceite de oliva virgen extra

  • Para el almíbar:
  • 100 agua
  • 100 azúcar


Pondremos en un cazo el vino, el agua, el azúcar, la rama de canela, la canela en polvo y coceremos a fuego medio sin dejar de remover,dejaremos que llegue a ebullición durante 3-4 minutos. Taparemos y dejaremos reposar hasta que se enfríe un poco.
Prepararemos la sartén con abundante aceite y calentaremos a fuego fuerte .
Una vez templado el almíbar, mojaremos las rebanadas de pan en él y a continuación pasaremos por huevo y freiremos,bajaremos el fuego a una temperatura media para evitar que se quemen. Cuando estén doradas las pasaremos a una bandeja cubierta con papel absorvente para que suelte todo el exceso de aceite.
Mientras escurren, prepararemos el almíbar. Pondremos el agua y el azúcar y removeremos hasta que comience a hervir y lo dejaremos unos minutos al fuego. Reservaremos.
Si nos ha quedado del almíbar con el que hemos bañado las torrijas,lo juntaremos con el nuevo para que tome el sabor del vino y la canela. Si no os quedó no pasa nada con el almibar nuevo es suficiente.
Una vez escurridas las colocaremos en el plato de presentación y rociaremos con el almibar para que empapen bien.
Si queréis estarán listas para comer, aunque os aconsejo que las dejéis al menos unas horas para que cojan todo el sabor. Incluso al día siguiente estarán más ricas. Ya se, es imposible no caer en la tentación, yo misma me comí una nada más hacerlas. Una verdadera delicia,me han sorprendido gratamente.


23 comentarios:

  1. Buenísimas!!! Me encantan las torrijas.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Normal no caer en la tentación.. me gusta la idea del pedro ximenez! Un beso

    ResponderEliminar
  3. Sencillamente perfectas!!
    mil besossssss

    ResponderEliminar
  4. Raquel!!! A mi madre le encantarían, ella adora el Pedro Ximenez!!!....yo no soy muy de torrijas, pero desde luego que te han quedado maravillosas. Kisses wapa!!

    ResponderEliminar
  5. Dios mio, que ricas ¡¡al Pedro Ximénez!! ¿me las puedo apuntar? no me las pierdo para estos días de fiesta que se nos avecinan...
    Besines
    Nieves

    ResponderEliminar
  6. Unas fotos preciosas! Invitan a sentarse y zamparse las torrijas de una sola tirada! Saludos :)

    ResponderEliminar
  7. Me emborrachaba ahora mismo con unas torrijas de las tuyas. Ambas cosas me encantan. Una delicia combinarlas. besos

    ResponderEliminar
  8. Que bueno el Pedro Ximenez ese... Yo, como no quiero crear a una "miniborrachuza" de tres años, lo he puesto como acompañante para los adultos.
    Las tuyas tienen que estar buenísimas...
    Un saludo

    www.azucarycanelamolida.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto, me encantan las fotos!

      Eliminar
  9. Raquel, no quiero parecer un poco borrachuza pero adoro el Pedro Ximenez!!! Se ven tan tiernas y jugosas que me llevo tu receta. Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Pedazo de torrijas superaromatizadas que te has marcado! Qué vicio, por Dior!

    ResponderEliminar
  11. Qué delicia de torrijas Raquel!!
    Y la tetera...es preciosa! :D
    Un beso!

    ResponderEliminar
  12. Anda niña, qué cosa rica has preparado... con Pedro Ximenez!!! qué delicia!!! ;)

    ResponderEliminar
  13. Vaya pinta y vaya presentación! Espectaculares!
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Umm!! Deben estar de lujo con el Pedro Ximenez!! Las probaré así la próxima vez!!!
    Besoss

    ResponderEliminar
  15. El toque del pedro ximenez se les dará un saborcito....ñam!!!!

    Besos!!

    bolonbombon.blogspot.com

    ResponderEliminar
  16. Son las que hago, las de pedro jiménez, son deliciosas !!!!

    ResponderEliminar
  17. Que buenas Raquel!! me encantan, lo que pasa es que si las comiera cada vez que me apetecen no cabría por la puerta.
    besos Esther

    ResponderEliminar
  18. Así da gusto comerse una torrijas. Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Qué buenas Raquel, yo las hago con moscatel pero con PX tienen que estar mortal de necesidad. Bezitos.

    ResponderEliminar
  20. Raquel y por qué no dices de donde has sacado esta receta??? Por cierto mía, publicada hace mucho en el recetario oficial...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Inma estoy encantada de que pases por mi blog. Es la primera vez que me pasa esto y siempre digo que es mejor no entrar en el juego. Pero sabes una cosa? No voy a consentir que nadie me tache de lo que no soy, no tengo que darte explicaciones, pero si me siguieras al menos un poco sabrías que siempre pongo la fuente si es utilizada.
      De verdad que siento mucho que tu receta tan estupenda no sea la única en la red. Creo que te llevara tiempo el visitar todos los blogs que tienen recetas similares a la tuya.
      La mía dista mucho de la tuya, simplemente por un motivo y es que esta es una adaptación de una receta de mi familia. Seguramente también te quedaran muy ricas pero las mías tienen un sabor especial.
      Ah por cierto mi receta nunca la hice para Thermomix .
      Encantada y feliz verano!!!!

      Eliminar
  21. No me extraña que a la "gente" le apetezca coger tu foto para ponerlas por todas partes, porque apetece hacer torrijas sólo viéndolas. Son muy parecidas a las mías, también receta de familia de toda la vida.
    Las fotos preciosas, la receta estupenda.
    Besotes, mi niña.

    ResponderEliminar